Líder islamista en Túnez ve a la homosexualidad como “algo natural”

(A Todo Momento) — Rached Ghannouchi, líder del partido islamista de Túnez “Ennahda”, afirmó que “no hay razón para interferir en los deseos y comportamientos de la gente” y aseguró que “la homosexualidad es algo natural”. EFE

En una entrevista divulgada hoy por la revista francófona “Jeune Afrique”, el presidente del principal partido en el parlamento tunecino insistió en que se trata de una libertad individual, cuando la homosexualidad está castigada en Túnez con hasta tres años de cárcel.

No es la primera vez que Ghannouchi declara su oposición a la criminalización de la homosexualidad y expresa su defensa de las libertades individuales “siempre que no afecten a otras personas”, pero sí es la primera en la que utiliza el adjetivo “natural”, lo que ha sido celebrado por las asociaciones LGTB locales.

“El hecho de haber utilizado la palabra ”natural“ es muy importante para nosotros, es un paso más en la defensa de los homosexuales, mostrar que no es algo abominable, una perversión o una enfermedad”, afirmó a Efe Monir Baatur, abogado y presidente de la asociación Shams.

Baatur pidió a Ghannouchi que no se quede en una mera declaración y le recordó que la homosexualidad todavía esta penada en Túnez, donde la Policía esta autorizada a practicar exámenes anales a los sospechosos.

Lea también Polari: el lenguaje secreto de los homosexuales en Reino Unido

“Si mañana se presenta una proposición de ley para despenalizar la homosexualidad, queremos que Ennahda con sus 69 diputados respeten su palabra. Si su presidente dice que es algo ”natural“, entonces ¿cómo se puede prohibir algo que es natural?, afirmó.

”No nos importan los discursos políticos sino los hechos: cada día los homosexuales acaban en prisión. Apoyamos a cualquier político que respalde los derechos de los homosexuales al margen de su pertenencia política“, agregó Baatur, considerado un pragmático dentro de su partido.

Con anterioridad Abdellatif Mekki, antiguo ministro de Salud y actual dirigente de Ennahda, publicó en las redes sociales que los homosexuales ”deben ser curados y sancionados como prevé la ley“ y llegó a acusar al colectivo de tener vínculos con el tráfico de drogas y el espionaje.

El artículo 230 del Código Penal tunecino castiga con hasta tres años de cárcel las relaciones homosexuales.

En 2014 varias organizaciones defensoras de los derechos civiles presentaron una propuesta para anularlo, pero fue rechazada por el actual Gobierno de coalición, que domina la plataforma laica Nidaa Tounes, del actual presidente, Beji Caïd Essebsi.

EFE

Escribe tu opinión