Santiago de León de Caracas: 450 años de existencia

Imagen referencial

(A Todo Momento – Globovisión) – La capital venezolana es, de acuerdo a los estándares mundiales, una ciudad joven. No obstante, con 450 años de existencia, Santiago de León de Caracas ha sufrido cambios urbanísticos drásticos de acuerdo a los estilos y hechos históricos de los que ha sido escenario.

Desde los techos rojos del centro histórico, pasando por los primeros edificios “afrancesados”, como el Palacio Federal Legislativo y la reurbanización El Silencio; los mega bloques residenciales del 23 de enero, hasta los edificios modernos con fachadas de cristal y de retorcidas figuras, forman parte del álbum fotográfico que los venezolanos –y muchos extranjeros– han dejado en sus calles.

Por eso, recorrer a la Sultana del Ávila –con su Hotel Humboldt incluido– a través de su arquitectura es prácticamente obligatorio para los caraqueños y visitantes.

 Cortesía: Drone tricolor.

Caracas: Época Colonial

Fundada por el español Diego de Losada el 25 de julio de 1567, Santiago de León de Caracas fue el centro de las actividades en la Capitanía General de Venezuela. Por ello, algunos edificios todavía remarcan la relativa importancia que tuvo la pequeña ciudad durante la colonia.

Correo de Carmelitas

Construido en 1781, el edificio fue propiedad del Conde Martín de Tovar. En sus espacios se hospedaron notables hombres de la historia mundial, como  Alexander von Humboldt y Aimé Bonpland en 1799 y Simón Bolívar en 1827. Además, fue residencia presidencial entre 1860 y 1861.

En 1932 fue reconstruido casi en su totalidad, y se le agregó una fachada gótica y un nuevo tercer piso; se conservaron una escalera de piedra y algunas paredes. Desde entonces se convirtió en sede del correo y en 1984 se le declaró Monumento Histórico Nacional.

Correo de Carmelitas – Cortesía: Pinterest.

Cuartel San Carlos

Fue parte de las principales edificaciones militares de la ciudad colonial, ya que, por su ubicación a los pies del Ávila, tenía como fin impedir las posibles invasiones a Caracas. Su construcción fue concluida en 1792. Años más tarde, el 14 de julio de 1811, el tricolor venezolano fue izado en sus espacios para celebrar la publicación del Acta de Declaración de la Independencia.

A lo largo de los años fue utilizado como prisión militar y política hasta 1994, aunque en 1986 había sido declarado Monumento Histórico Nacional.

Casa natal de Simón Bolívar

Un registro del antiguo Cabildo de Caracas indica que, en el espacio donde actualmente se encuentra la Casa Natal del Libertador Simón Bolívar existía una construcción desde 1651. Sin embargo, no es sino en 1681 que pasa a formar parte de la familia Bolívar, hasta 1792.

En 1876, el para entonces presidente Antonio Guzmán Blanco adquirió la casa y en 1912 fue donada por la Sociedad Patriótica al Estado venezolano, que realizó trabajos de restauración hasta 1921.

Inicios de la modernidad

Tras la conclusión de las guerras de Independencia y Federal, la ciudad capital comenzó a sufrir transformaciones que la enrumbaron a la modernidad, pero sin orden.

La referencia estética de la época era París, por lo que muchos edificios construidos entre finales del siglo XIX y principios del XX copiaron los detalles y la distribución de espacios aplicados en la capital francesa, afrancesamiento que le debemos principalmente al presidente Antonio Guzmán Blanco.

Palacio Federal Legislativo

En su afán por modernizar la ciudad, Guzmán Blanco ordenó la construcción de una sede para el Poder Legislativo, que estaría ubicada cerca de la Plaza Bolívar de Caracas.

Inaugurado en 1877, el Palacio Federal Legislativo cuenta con dos cámaras de sesiones, el histórico Salón Elíptico (el más importante del lugar, porque allí se resguarda el Acta de la Declaración de la Independencia), el salón del Tríptico (antiguo Despacho Presidencial) y el salón de los Escudos (antigua sede de la Alta Corte Federal).

Teatros Nacional y Municipal

Continuando la línea de la Caracas afrancesada, los presidentes Antonio Guzmán Blanco y Cipriano Castro ordenan la construcción de los teatros Municipal (1881) y Nacional (1905), respectivamente.

El Teatro Municipal de Caracas es una de las salas más antiguas de sudamérica, después del Teatro Solís de Montevideo (Uruguay). Por su parte, el Teatro Nacional fue diseñado por el arquitecto Luis Chataing, renombrado artífice de los íconos caraqueños, que resalta por la representación de la tragedia y la comedia en su fachada.

Teatro Municipal – Cortesía: Apuntes.tv
Teatro Nacional – Cortesía: Fundarte

Modernidad del siglo XX

Desde el fin del Gobierno de Juan Vicente Gómez, en 1935, el auge de la modernidad se disparó en Venezuela. Las obras de gran envergadura comenzaban a cambiar el horizonte del valle caraqueño con cada año que transcurría.

Las grandes moles de concreto se levantaban en Caracas con el auspicio del general Marcos Pérez Jiménez, quien bajo el Nuevo Ideal Nacional buscó colocar a Venezuela entre las naciones más modernas del mundo.

El Silencio

Las labores de construcción de este complejo urbanístico se iniciaron el 4 de enero de 1943, bajo las órdenes del presidente Isaías Medina Angarita, siendo el arquitecto Carlos Raúl Villanueva el encargado de su diseño junto con el escultor Francisco Narváez.

El Bloque N° 1 fue iniciado en febrero de 1944 y el primero de los bloques en ser inaugurado fue el N° 7, el 5 de julio de 1944.

El 26 de agosto de 1945 es inaugurada la Reurbanización El Silencio, con 7 bloques y dos plazas, la Plaza O’Leary en el centro de la zona y la Plaza Miranda ubicada al este de la urbanización.

Torres del Centro Simón Bolívar

Las Torres del Centro Simón Bolívar, también conocidas como las Torres de El Silencio, son dos torres gemelas de 32 pisos que miden 103 metros de altura y que fueron construidas durante el Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, en los años 50.

Fueron abiertas al público el 6 de diciembre de 1954 y las mismas se ubican en el centro de la ciudad.

Ciudad Universitaria de Caracas 

Iniciada su construcción durante la presidencia de Isaías Medina Angarita y concluida durante el mandato de Marcos Pérez Jiménez, la Ciudad Universitaria de Caracas es el único Patrimonio Cultural de la Humanidad que tiene la capital.

Es sede de la histórica Universidad Central de Venezuela y en sus espacios se encuentran importantes obras de arte del siglo XX, así como notables diseños arquitectónicos, que pusieron a Venezuela en los primeros lugares de modernidad por varios años.

Teleférico de Caracas y Paseo Los Próceres

En 1956 se puso en marcha uno de los sistemas teleféricos más modernos de Latinoamérica, que representó un avance tecnológico en métodos de construcción y le dio a Caracas un ícono más en su panorama, el Teleférico y su Hotel Humboldt.

En su diseño participaron Tomás Sanabria, Alejandro Pietri y Roberto Burle Marx, destacados arquitectos y paisajista del siglo XX. Originalmente contaba con 5 estaciones y conectaba Caracas con el actual estado Vargas.

El general Marcos Pérez Jiménez también inauguró en 1956 el Paseo de la Nacionalidad, actual Paseo Los Próceres, en los predios del Fuerte Tiuna. La obra monumental tiene como fin exaltar la gloria de nuestra historia, nuestros próceres y lucha independentista.

El mayor paseo monumental de Caracas se conecta con la Academia Militar de Venezuela y está compuesto por el patio de los desfiles, los monolitos de próceres, un óvalo de fuentes y espejos de agua, jardines y ornamentos barrocos.

 Cortesía 360 media.

Caracas contemporánea

En la actualidad, Caracas mezcla entre sus calles varios de los estilos arquitectónicos más representativos del mundo, abriendo ahora espacios para edificios audaces y únicos en el país.

Parque Central

Es un desarrollo habitacional, comercial, cultural, recreacional y financiero, ejecutado por el Centro Simón Bolívar y ubicado en la Urbanización El Conde de Caracas, Municipio Libertador del Distrito Capital.

Cuenta con dos torres gemelas o rascacielos de oficinas que son un ícono de la arquitectura venezolana y de Caracas en particular. Por más de 22 años, desde 1979 (cuando se inauguró la Torre Oeste) hasta 2003, ostentaron el título de los rascacielos más altos de América Latina.

Torre La Previsora

Inaugurada en 1973, la sede de Seguros La Previsora representa un hito en el centro geográfico de Caracas. Con un estilo único y con un reloj lumínico Patek Phillipe en su punta, la torre incluso ha influido en el habla de los caraqueños. “¿Por qué no vas a ver la hora en La Previsora?”, dicen quienes quieren deshacerse de alguien incómodo.

Parque Cristal

Una de las edificaciones más representativas del este caraqueño es elParque Cristal. Diseñado por Jimmy Alcock –el mismo arquitecto encargado de El Poliedro–, esta construcción de estilo más contemporáneo fue inaugurada en 1977 y es la sede de múltiples empresas que tienen sus oficinas en sus 18 pisos de altura.

El artista plástico Nedo fue el encargado de darle vida al piso de mosaicos del Parque Cristal.

Centro Financiero Confinanzas

Aunque la una vez denominada “Sucursal del Cielo” posee obras destacables, también posee grandes íconos de fracasos y crisis. El más representativo es el Centro Financiero Confinanzas.

Fue iniciado en 1990 por orden del empresario Jorge David Brillembourg Ortega, presidente del Grupo Financiero Confinanzas, con la idea de transformar la zona en que se encuentra en un pequeño Wall Street.

En 1993 muere Brillembourg y la crisis financiera de 1994 quebró la institución, por lo que el segundo rascacielos más grande de Caracas quedó en el abandono. Décadas más tarde, la rebautizada “Torre de David” fue invadida por múltiples familias, quienes en 2015 fueron trasladadas a otros urbanismos.

(Vía Globovisión)

Escribe tu opinión