San Judas Tadeo, el santo de las causas imposibles y perdidas

(Redacción A Todo Momento) — Hoy 28 de octubre, es la fiesta de San Judas Tadeo.  El patrón de las causas imposibles y perdidas. Un santo para exiliados. Para gente que resiste conformarse a lo posible y vive (aunque viva bien) en la pérdida.

San Judas tadeo, fue uno de los discípulos de Jesús de Nazareth, formaba parte del grupo de los doce apóstoles, según el evangelio de San Juan, además fue testigo privilegiado de la última cena.

Lea También: Este sábado se celebra el Día del Ingeniero en Venezuela

Hoy en día, la tradición católica lo venera como el santo de las causas difíciles y desesperadas. Su festividad se celebra en la liturgia católica el 28 de octubre, aunque popularmente suele ser recordado el día 28 de cada mes.

A San Judas Tadeo se le atribuyen incontables milagros. El francés Alexis Carrel, Premio Nobel de Medicina y precursor de los trasplantes de corazón, dio testimonio al Vaticano en 1902; de cómo la herida cancerosa de una mujer se hacía cicatriz por la oración en el Santuario de Lourdes. Carrel pudo haber dicho, sin riesgo de escándalo, que la instantánea curación era una casualidad. Para la mujer no podía dejar de ser un milagro.

 Oración a San Judas Tadeo

¡Oh gloriosísimo Apóstol San Judas! Siervo fiel y amigo de Jesús. El nombre del traidor que entregó a tu querido Maestro en manos de sus enemigos ha sido la causa de que muchos te hayan olvidado, pero la Iglesia te honra e invoca universalmente como patrón de los casos difíciles y desesperados. Ruega por mí que soy tan miserable y haz uso, te ruego, de ese privilegio especial a tí concedido de socorrer visible y prontamente cuando casi se ha perdido toda esperanza. Ven en mi ayuda en esta gran necesidad, para que reciba los consuelos y socorro del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente (Peticiones)… y para que bendiga a Dios contigo y con todos los escogidos por toda la eternidad.

Te prometo, glorioso San Judas; acordarme siempre de este gran favor y nunca dejaré de honrarte como a mi especial y poderoso protector y hacer todo lo que pueda para fomentar tu devoción. Amén.

 

Escribe tu opinión