Hace 89 años nació Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”

(A Todo Momento) — Un 21 de febrero de 1929 nacía en la Ciudad de México el hijo de Francisco Gómez y Elsa Bolaños-Cacho, quien se convertiría el más grande comediante de todo el país.

Roberto Gómez Bolaños: Escritor, publicista, dibujante, compositor de música y letra de canciones populares, actor, director, productor y padre de seis hijos. Todo esto cabe perfectamente en un hombre cuya estatura física es de tan sólo 1.60 m. Sin embargo, Chespirito es un gigante del espectáculo, pues su trayectoria abarca más de 50 años como escritor, 40 años como actor, director y productor, y más de 30 años como ídolo internacional.

Roberto estudió Ingeniería, aunque nunca la ejerció. Al igual que Borges o De Quincey, Gómez Bolaños supo, desde antes de escribir, que había nacido para las letras; y estará a discusión su calidad literaria entre los intelectuales, pero millones de personas, durante cuatro generaciones, se suman a esta voz que agradece el que Chespirito dejara de lado la electricidad y la mecánica para dedicarse a divertir a millones de personas.

Su inicio fue como creativo y redactor en la agencia publicitaria D´Arcy, cuando tenía 22 años. Entre 1960 y 1965 dos programas se disputaban el primero y el segundo lugar de audiencia en la televisión mexicana, y ambos los escribía Chespirito: “El Estudio de Pedro Vargas” y “Cómicos y Canciones”.

Tal fue la aceptación por parte de la gente que se convirtió en el escritor más solicitado y mejor pagado de la televisión, al tiempo que también hacía guiones cinematográficos. Fue precisamente cuando un director de cine leyó uno de sus argumentos que surgió su nombre artístico: le comentó que era un pequeño Shakespeare, y más tarde empezó a llamarlo con el diminutivo “Shakespirito”; todos sus compañeros siguieron con el mote, castellanizando el vocablo y dejándolo en el hoy tan famoso Chespirito.

En 1970 presentó un proyecto humorístico, el cual les gustó tanto a los directivos del canal que decidieron darle su propio espacio de una hora, programado para los lunes a las 8:00 p.m. En esta emisión se incluían diferentes sketches, y así, en 1971, nació el “Inigualable Chapulín Colorado”, que es la antítesis de los famosos súper héroes de la época.

Un año después, por azares del destino, Roberto tuvo que cancelar el sketch de “Los Chifladitos”, que pasaba dentro del mismo programa, así que decidió utilizar material que le había sobrado de programas anteriores y, por esta prodigiosa casualidad, en 1972 nació el entrañable “Chavo del Ocho”. Poco después ambos programas se transmitían en casi toda América Latina, y así, Roberto Gómez Bolaños abrió las puertas del mercado internacional a la televisión mexicana.

Durante 25 años ininterrumpidamente, cada lunes, a las ocho de la noche, “Chespirito” estuvo en casi todos los hogares mexicanos. Lo más relevante es que se trataba de un solo escritor, que a su vez era director, actor estelar de la misma emisión y compositor de algunos temas musicales de la serie.

Vía SACM

Escribe tu opinión