Jonh Wayne Gacy, la verdadera y terrorífica historia que inspiró “It”

Imagen referencial

(A Todo Momento – MSN.ES) – Las fragancias del terror tienen numerosos aspectos. Esto fue lo que debió pensar el prolífico escritor Stephen King cuando se dispuso a escribir una de sus más célebres novelas, It (1986).

Cuatro años más tarde, en 1990, llegó la miniserie con la que el payaso, de nombre Pennywise, alcanzaría el reconocimiento mundial. Estaba protagonizada por el actor Tim Curry. Ha llovido mucho desde entonces. Hoy se estrena en España un remake que promete ser espeluznante. Pero, ¿por qué It siembra terror vestido de payaso? Y lo más desconcertante, ¿qué historia se esconde detrás de Pennywise?

Jonh Wayne Gacy , más conocido como Pogo, fue el asesino en serie que inspiró a King a la hora de crear su personaje ficticio. La infancia de Gacy no había sido fácil. Su padre, Stanley Gacy, le vejaba a causa de su físico delante de sus vecinos y le pegaba cuando llegaba ebrio a casa.

El joven creció y, tras casarse con Marlynn Myers y mudarse con ella al estado de Iowa en 1967, cometió su primer abuso a un menor varón, ambos bajo los efectos del alcohol. Durante 1968 siguieron produciéndose los acosos hasta que fue denunciado, juzgado y enviado a prisión por 10 años.

Del abuso al asesinato

La cárcel sólo le retuvo 16 meses por buena conducta. Allí se iría forjando una mentalidad política y emprendedora. Y aprendió algo mucho más importante: que nadie podría denunciarle si le mataba. Su primera víctima fue un adolescente en 1972. Le recogió en la estación de autobuses, le enseñó el vecindario y luego le forzó a mantener relaciones sexuales. Al acabar, le apuñaló en el pecho, enterrando el cadáver en su casa de Chicago.

Poco después nacería Pogo, el payaso. Estaba caracterizado con tez blanca, ojos claros y peluca calva con poco pelo rojizo. De la mano de esta personalidad perpetraría numerosos crímenes, superando la treintena. Alguien que salió vivo de su encuentro con Wayne Gacy fue Jeffrey Regnall. Aunque, desde entonces, arrastra secuelas de por vida.

Tras recogerlo con en su coche, el payaso se abalanzó sobre él con un pañuelo de cloroformo que le destrozó el hígado. Las imágenes que recuerda son del payaso desnudo, con números juguetes sexuales destinados a la tortura y con una sonrisa de disfrute. El siguiente recuerdo fue despertar en una estatua del Lincoln Park de Chicago, vestido y herido, pero con vida.

Jonh Wayne Gacy fue detenido en 1968 con 33 crímenes a sus espaldas y condenado a pena de muerte -fallecería en 1994 por inyección letal-. Allí empezó una prolífica carrera como pintor, sobre todo se descubrió como un gran retratista de payasos y calaveras. Así mismo, el propio Roger Waters dice de albergar un cuadro suyo, para asustar a sus visitas.

(Vía MSN.ES)

Escribe tu opinión