Colapsados puntos de venta en Maiquetía y Catia La Mar

Imagen referencial

(A Todo Momento) — Comerciantes de las parroquias Maiquetía y Catia La Mar, donde se concentra por lo menos el 63 % de la vida comercial del estado Vargas, reportan una disminución importante de sus ventas y por ende de sus ingresos, tras el colapso registrado los últimos cinco días en el sistema de cobro a través de los puntos de venta.

Maiquetía y Catia La Mar en crisis

“Desde hace meses el sistema ha estado lento. Y bueno, uno reinicia los equipos y le busca la vuelta. Pero desde hace cinco días es imposible. En el negocio, logro pasar tres o cuatro tarjetas en dos horas. Algunos clientes compran y me dejan la tarjeta de débito y hasta la clave para que la pase cuando la línea esté más veloz. Así no hay quien pueda reponer inventario o garantizar la venta. La gente tampoco tiene efectivo.

La culpa no es de los comercios, ni tampoco de los clientes. Es la plataforma que no sirve”, cuenta Jesús Mata, propietario de un local en el Mercado Municipal de Catia La Mar. De hecho, en establecimientos comerciales como la Avenida El Ejército, La Atlántida y el Mercado Comunitario, todos en Catia La Mar, han proliferado los carteles de “No hay punto”, para evitar las largas colas.

Puntos de venta colapsados

“Es terrible, porque con la falla de los puntos se afectan los pagos con tarjetas de débito, crédito o las tarjetas electrónicas de alimentación. Con esos instrumentos paga la mayoría de los clientes, ya que no encuentran efectivo en los cajeros y tienen limitaciones para retirar en taquillas bancarias. El sistema comercial de Vargas está severamente afectado. En los últimos días no he logrado vender ni lo mínimo para garantizar el pago de empleados y mantenimiento de local”, refiere Julia Campos, dueña de un local de comida en Maiquetía.

Los comerciantes afirman que ni siquiera las transferencias bancarias pueden ser consideradas como opción, pues cuando se trata de bancos diferentes [a aquellos con los que opera el local], se pueden tardar hasta cuatro días. “Uno tiene clientes fijos y por el colapso de los puntos pues les da la opción de transferir. Pues me han traído los comprobantes, pero sus pagos no se reflejan aún en mi cuenta. En el banco dicen que “es el sistema”, pero así no se puede mantener un negocio”, cuenta José Da Silva, propietario de una charcutería.

Lea también: El dólar sobrepasa la barrera de los Bs 55.000

Por su parte, los consumidores litoralenses lamentan el tiempo perdido para lograr hacer un pago. “En casi tres horas que tengo aquí en el mercado, solo pasaron cinco tarjetas; me cansé de esperar y preferí irme”, señaló Argenis Rodríguez.

Lea también: El 94,1% de los venezolanos utilizará las utilidades para comprar alimentos

“Para comprar lo del almuerzo, debí venirme a las 6:00 de la mañana y hacer la cola; tardé unas dos horas para pagar. Pasaron la tarjeta en más de dos oportunidades porque la conexión se caía, hasta que por fin salía aprobado. No vale, así no dan ni ganas de comprar. No hay comida, no hay efectivo y tampoco puntos. Es insufrible la situación”, revela Carmen Ávila desde Maiquetía.

Lea también: Estos son los mayores tenedores de bonos venezolanos

Voceros de la Cámara de Comercio de La Guaira informaron que realizarán un análisis para medir el impacto de esta situación en sus afiliados.

Reseñó El Pitazo

Escribe tu opinión