Patria devaluada: con Bs 100 no alcanza ni para un kilo de cebolla

En las listas de precios que hay en los puestos de frutas, verduras y hortalizas en los mercados municipales y en los supermercados son pocos los rubros que se pueden comprar con menos de un billete de 100 bolívares.

“El kilo de cebolla lo compré en 130 bolívares, el de tomate en 140 y un cuarto de kilo de ajo nacional también en 120. Casi nada lo puedes pagar con el billete de más alta denominación”, afirmó Lesly Rojas, una de las consumidoras que se encontraba ayer en el mercado de Quinta Crespo.

El precio de los productos agrícolas ha subido significativamente en los últimos meses, coinciden comerciantes y consumidores. Los montos varían dependiendo del comercio que se visite, pero en promedio el kilo de zanahorias cuesta 120 bolívares, el de berenjenas 100 bolívares, el de pimentón 160 y el de ajo porro y cebollín 150. Igual pasa con las frutas, una manzana se vende en 80 bolívares, un kilo de cambur en 60 bolívares y uno de durazno en 100.

El alza en los productos no solo obedece a la estacionalidad de los cultivos. “Aquí hay una serie de factores que inciden en el incremento. Por un lado no se consiguen fertilizantes, y cuando aparecen los compras más caros. El saco de urea subió de 19 bolívares a 270 bolívares, por ejemplo. También hay que considerar que los intermediarios que se encargan de llevar la producción del campo a los mercados incrementan los costos”, explica Enmanuel Escalona, director nacional de hortalizas de Fedeagro.

El directivo, sin embargo, admite que el intermediario es necesario. “Después de todo, ellos son los que le pagan de contado a los productores. El Ejecutivo carece de liquidez”, agregó Escalona.

Los consumidores reconocen que los precios de frutas y hortalizas, como el resto de productos del país, no escapan de la inflación, que entre noviembre de 2013 y noviembre de 2014 (última data disponible) fue de 63,6%.

Aquí lo que tenemos es un problema de escasez e inflación. Si no hay producción no pueden bajar los precios. Esa es la única guerra económica que hay. En un país con tantas trabas para producir esto es lo pasa”, afirmó Carmen Cecilia Ballesteros, clienta del mercado municipal de Chacao.

Vía El Nacional

Escribe tu opinión