Nuevo control de precios que pretende imponer el régimen aceleraría el quiebre de empresas: Conindustria

(A Todo Momento) — La actualización del sistema de control de precios solo traerá más desabastecimiento y empobrecimiento en Venezuela. En esta apreciación coincidieron Conindustria y el economista Tomás Socías, publica El Nacional.

Nicolás Maduro anunció el 4 de septiembre la actualización del sistema de precios acordados. El objetivo de esta medida sería proteger a los venezolanos de la crisis económica.

“No puede ser que los precios se disparen por especulación, por falta de gobierno, por la guerra económica”, dijo.

Adán Celis, presidente de Conindustria, aseguró que esa medida del régimen de Maduro significa retroceder a una estructura económica que continuará empobreciendo a una sociedad afectada por la hiperinflación.

“¿Quién va a poner los precios a los productos y a los servicios? Un ente que ni siquiera sabe cuáles son las estructuras de producción ni cómo se comportan”, cuestionó.

El presidente de Conindustria afirmó que esos controles no resolverán la crisis económica en el país. Dijo que la solución es la creación de nuevas empresas y oportunidades de trabajo, pues así habrá más competencias entre las industrias. Algo que también permitiría que los precios de los productos bajen.

“Lo que se requiere es un sistema innovador en el que pueda haber emprendimientos, empresas y oportunidades que generen nuevos puestos de trabajos e inversiones. Eso es lo que hay que buscar”, insistió.

Una medida engañosa 

El economista Socías calificó como una medida engañosa el sistema de regulación que Maduro planea imponer una vez más. Considera que es parte de un esquema que ha ocasionado la paralización del aparato productivo nacional.

Destacó que 80% de la población ha perdido su poder adquisitivo por falta de políticas económicas que ayuden a solucionar la situación.

El economista advierte que con la reducción de la producción venezolana han desaparecido plazas de empleos. Precisó que si el oficialismo “dejara tranquilo” al sector privado, este podría generar 2 millones de puestos y le quitaría una responsabilidad al Estado, que ya no puede más.

Continúe leyendo este artículo en El Nacional

Escribe tu opinión