¡Lo que faltaba! La escasez toca la sección de frutas y verduras en supermercados

“Me asusté al entrar a la sección de frutas y verduras. Nunca había visto las cestas totalmente vacías o con algunos alimentos ya pasados. Si la escasez ya afecta severamente a este gran automercado la situación está empeorando”, dijo Amelia Pernía, consumidora que intentaba comprar en un comercio del este de Caracas.

Que las neveras estuvieran sin carne o pollo y que los anaqueles no contaran con variedad de productos ya se había convertido en una imagen familiar para los consumidores. Sin embargo, el área de legumbres, frutas y hortalizas siempre era colorida y bien surtida, pero ahora lucia desolada.

Varios vendedores aseguraron que los proveedores no estaban despachando y no sabían cuándo comenzarían a surtirlos. “No se puede reponer las mercancía porque el almacén está vació y no sabemos cuándo despacharan”, indicó el encargado de la sección de verduras.

Los clientes asombrados caminaban hacia uno de los pasillos con mayor concurrencia. Se consolaron con llevar servilletas en 75 bolívares y papel absorbente por 85 bolívares, que no veían desde hace tiempo.

En las neveras de la charcutería abundaban los pedazos de queso Pecorino en 712 bolívares el kilo o mozzarella de búfala en 312 bolívares, las demás variedades, junto con el jamón o el pavo, estaban ausentes.

En otro establecimiento, Luis Delgado refirió que la situación es igual a la del año pasado. “No hay carne, pollo, leche, café o azúcar. Llevo atún en lata y aceite, fue lo que encontré”, señaló.

En las neveras solo había pescado: salmón en 743 bolívares el kilo, carite en 510 y pargo en 462.

“Ni huevo se puede comer. La docena ya cuesta 120 bolívares y el cartón de 30 unidades 265 bolívares. El queso subió 30%”, agregó Delgado.

Los primeros días de enero tradicionalmente falta mercancía, pero este año la merma es absoluta. En un establecimiento perteneciente a una cadena de supermercados, en la sección de perfumería cambiaron la ubicación de los anaqueles para que el espacio luciera menos desabastecido. En lugar del jabón de tocador, champú, cremas o gel, colocaron condimentos. En el anaquel donde otrora estaban los desodorantes y las cremas de afeitar, pusieron grandes rollos de algodón y potes de agua oxigenada.

Vía El Nacional

Escribe tu opinión