El uso de cajeros automáticos en Venezuela ha venido cayendo en picada

(A Todo Momento) — En medio de escenarios críticos, el uso de cajeros automáticos en Venezuela ha venido cayendo en picada, no solo porque la escasez de papel moneda no permite satisfacer las demanda derivada de la inflación, sino porque las instituciones optan por clausurarlos, progresivamente, ante el uso cada vez más extendido de los servicios de banca por Internet.

Por Banca y Negocios

Entre octubre de 2017 y octubre de 2019 se registró que 4.488 terminales de autoservicio fueron declarados inactivos, o en obsolescencia.

La red de ATMs en Venezuela disminuyó de 9.932 equipos activos a 5.444, una contracción porcentual de 45,19% en este lapso, según la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela (Sudeban).

La cifra de cajeros automáticos activos en Venezuela viene cayendo desde 2017 cuando pasó de 9.932 (octubre) a 6.740 terminales de autoservicio al año siguiente: 3.192 unidades fueron declaradas como inactivas por la banca durante ese año, según confirmó una fuente del sector financiero.

La actualización más reciente sobre la cantidad de cajeros automáticos que quedan en Venezuela indica que para octubre de 2019 se habían registrado 1.296 unidades menos que el año anterior por inactividad u obsolescencia.

Difícil de sostener

El despliegue de cajeros automáticos a escala nacional demanda cerca de 2 millones de dólares anuales, en promedio, a cada banco solo en costos de mantenimiento, indican fuentes del sector bancario.

Ante el aumento del uso de los medios de pago digitales, el hecho de que más de 50% de los clientes -un cálculo conservador- realiza todas sus operaciones por Internet, y la continúa desacaleración de los beneficios de la banca, mantener la red se hace cada más complicado.

De hecho, es evidente que la mayoría de las instituciones utiliza uno o dos telecajeros en las áreas de autoservicio, donde estaban dispuestas entre 5 y 9 unidades.

Para mantener la red de ATMs, los bancos deben renovar licencias internacionales, costear sistemas de monitoreo, comprar el efectivo al Banco Central de Venezuela (BCV) y distribuir los billetes, cuya proporción promedio es de 7% de la liquidez monetaria para finales de 2019, según publicó el BCV.

A pesar de que en diciembre de 2019 se actualizaron las tarifas de los servicios bancarios,  el ingreso que percibe cada banco por el uso de cajeros automáticos es de Bs.48 por consulta de saldo o por rechazos atribuibles a errores del usuario (fondos insuficientes, clave errada u otros); mientras que el cobro por operaciones de retiro se ubica en 5% del monto solicitado.

Las comisiones bancarias estuvieron congeladas por el Estado durante siete años hasta que fueron revisadas en 2016 y han sido actualizadas progresivamente. La vida útil de los telecajeros en Venezuela se ha extendido por más de 15 años, sin ser remplazados, una cifra que duplica los años de uso recomendados por los fabricantes.

Escribe tu opinión