BCV ha drenado liquidez en lo que va de año por $434 millardos

Resultado data de las subastas de mercado abierto combinadas: Operaciones de Absorción y Bonos “Directo BCV”

(A Todo Momento – El Universal) – Las subastas de mercado abierto combinadas del Banco Central de Venezuela (BCV) han permitido drenar liquidez en lo que va de año, entre las Operaciones de Absorción Extraordinarias y los instrumentos financieros “Directo BCV”, por el orden de los 434 millardos de bolívares.

En el caso de las Operaciones Extraordinarias de Absorción, solo en el mes de julio ha colocado 30 mil millones de bolívares, que sumadas a las organizadas en el primer semestre concentran Bs 405 millardos hasta ahora.

Por su parte, a través de los Bonos “Directos BCV” efectuaron durante julio tres millardos de bolívares, que ubican estas subastas en Bs 29 mil millones en 2017.

Las primeras convocatorias del BCV se ejecutaron incluso al cierre del año 2016, con su posterior asignación al inicio del 2017. Hasta el momento, las operaciones de absorción han sumado 27 transacciones y los Directo BCV, 29.

El año pasado, unidas ambas operaciones, se ubicaron en 700,7 millardos de bolívares. Las de absorción, en primer lugar, totalizaron de acuerdo a referencias oficiales del propio ente emisor, Bs 647, 7 millardos. Los “Directos BCV” completaron con 53 mil millones de bolívares.

Incidencia real

De manera oficial, el ente rector utiliza estos mecanismos, en manos del público en general, con la finalidad de esterilizar la liquidez excedente y controlar la inflación de manera progresiva, evitando distorsiones en la economía nacional y en búsqueda del fortalecimiento que en este apartado se necesita.

Sin embargo, diferentes analistas y especialistas del tema resaltan que el problema implícito de tales procesos se centra en que tienen un costo y su aplicación a largo plazo contribuye a agravar el problema que, como ente rector, se procura corregir.

Entre otras razones, porque debe pagar un rendimiento por los recursos que capta al amparo de esa política y, cuando se produce el rescate de los títulos, los intereses pagados se suman a la liquidez excedente, ampliándola en consecuencia.

Analistas señalan que durante este período, la situación se presenta de manera complicada, con el último incremento del salario mínimo (pasó de 65.021 a 97.531 bolívares) y también el ascenso respectivo del Bono Alimentario (de 135 mil a 153 mil bolívares), elementos que contribuyen a incrementar el  circulante y que a su vez actúan como un detonante en la subida de los niveles de inflación en el país.

Los referidos índices, incluso, están pendientes de publicación por parte del instituto emisor, pese a haberse cumplido ya el primer semestre del año y a la ejecución de diversas decisiones económicas que se han adoptado y que impactan sobre el nivel general de precios.

Vale acotar, que anterior a todo esto, un antecedente se baraja hacia el cierre del 2016, expuesto en la decisión del Ejecutivo de reducir el encaje legal bancario del 21,5 a 16,5%, que inyectó, en su momento a la economía real unos 500 millardos de bolívares, para estimular la agricultura. Es decir, que se toman decisiones, pero el proceso inflacionario sigue sin ser revisado a profundidad por la dirigencia del Estado.

Funcionamiento

Para la dinámica de estos instrumentos participan personas naturales residentes en el país, Cajas de Ahorro, Asociaciones de Ahorro, Fondos de Ahorro y Asociaciones Similares pertenecientes a la Superintendencia de Cajas de Ahorro.

Los denominados Bonos “Directo BCV” son nominativos, con interés fijo anual de 16,50% a 90 días y 17,00% a 180 días, sin ser negociables, a excepción de que sean vendidos por sus tenedores, antes de su vencimiento, únicamente al BCV, al 100% de su valor.  En el caso de las operaciones de absorción se fijan a una tasa de 7% a 56 días con un monto mínimo tasado en 10 mil millones de bolívares.

(Con información El Universal) 

Escribe tu opinión