La maldición de la Copa Confederaciones

En 1997 la FIFA adoptó el torneo que desde 1992 se disputaba en Arabia Saudita y tenía el nombre de Copa Rey Fahd. En aquel momento, la Casa Madre del fútbol mundial lo rebautizó como Copa Confederaciones y aumentó el número de participantes a ocho, para incluir a los campeones de cada continente.

Desde entonces, el certamen fue evolucionando y actualmente sirve como antesala de la Copa del Mundo, disputándose 365 días antes de la cita mundialista en la sede que albergará el torneo.

Final Copa Confederaciones 1996

Si bien el rendimiento de los equipos participantes puede ser tomado como un anticipo de lo que mostrarán en el Mundial, la realidad indica lo contrario. Aquellos elencos que han levantado el trofeo, no han podido ser campeones del Mundial al año siguiente.

Todo inició en en 1997, cuando Brasil goleó 6 a 0 a Nueva Zelanda y se coronó campeón. A la Copa del Mundo de 1998 que se disputó en Francia, los sudamericanos llegaron como candidatos, pero fueron aplastados en la final por el elenco local 3-0.

En la Copa Confederaciones 2003, Francia gritó campeón

En las ediciones de 1999 y 2001 México y Francia gritaron campeones respectivamente. Sin embargo, en Corea Japón 2002 el combinado latino perdió 2-0 ante Estados Unidos en octavos de final, mientras que los defensores del título cayeron en la fase de grupos, sin siquiera ganar un partido.

En 2003 y 2005 fueron Francia y Brasil los ganadores de la Copa Confederaciones. Sin embargo, Italia se terminó coronando campeón en Alemania 2006, al vencer en la final a los galos por penales. Por su parte el “Scratch” cayó en cuartos de final.

Brasil fue campeón en la edición 2013 al golear 3-0 a España

A partir de ese entonces el torneo se empezó a disputar cada cuatro años y en 2009 Brasil se quedó con el título en Sudáfrica al imponerse por 3-2 ante Estados Unidos en la final. Al año siguiente, los dirigidos por Dunga no pudieron repetir su actuación y quedaron eliminados en cuartos de final del Mundial, al caer 2-1 frente a Holanda.

El último antecedente es el de Brasil 2013. El combinado sudamericano nuevamente se consagró campeón de la Copa Confederaciones, pero estuvo lejos de repetir el título en el Mundial. En semifinales el “Scratch” terminó con un 7-1 en contra ante Alemania, en lo que fue su peor derrota en la historia de la Copa del Mundo.

A menos de un año para el inicio del Mundial 2018, Chile, México, Nueva Zelanda, Australia, Camerún, Alemania, Portugal y el anfitrión, Rusia, se disputan el título de un campeonato cuya estadística invita a evitar ganarlo.

 

Escribe tu opinión