Cura gay del vaticano tiene el apoyo de El Papa

Durante la entrevista, remarcó varias veces que un gay no puede ser cura.

Cura Homosexual y su pareja

(Redacción A Todo Momento) Charamsa se despachó con su confesión después del Sínodo sobre las familias, allí también contó que tenía una “pareja de vida”, Eduard Planas con quien convive actualmente.

“Este libro es una confesión y también una confrontación con la Iglesia.Iglesia que yo quiero, que es mi Iglesia”, declaró en una entrevista en Radio 10. “Siempre supe que era gay, pero esta decisión fue obstaculizada por la Iglesia”, denunció.

LA ENTREVISTA CON EL CURA 

Durante la entrevista, remarcó varias veces que un gay no puede ser cura. “Es una ley inhumana, basada en estereotipos que ha establecido el papa Benedicto y que el papa Francisco no ha podido cambiar hasta el momento”, indicó. Asimismo, comparó esa ley con las leyes fascistas. Sin embargo destacó un cambio de actitud en el Papa al hablar sobre los gays sin reaccionar negativamente.

“Un gay en la Iglesia católica no puede entender bien su sexualidad, debe rechazarla, entender que es patológico. El celibato por muchos siglos fue el armario donde se escondían los homosexuales”, analizó.

SOBRE EL CURA

Charamsa estuvo 17 residiendo en Roma, donde desde 2003 fue oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, encargada precisamente de defender la doctrina de la Iglesia. Además fue secretario de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano y profesor de Teología en la Universidad Pontificia Gregoriana y en la Universidad Pontificia ReginaApostolorum en Roma. Como castigo a su “salida del clósed”, el Vaticano lo destituyó de esos cargos.

Hace poco menos de un año atrás, Charamsa concedió una entrevista a un medio mendocino.Allí reveló un hecho acallado por años y es que el Vaticano tuvo entre sus filas un Papa que era homosexual. Se trataría deGiovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini, Paulo VI. De acuerdo con las versiones de algunos historiadores, tomó el nombre “Paulo” para el pontificado no del apóstol, sino de Paolo Carlini, un actor italiano que, se decía, era su amante.

“Mi rebelión ante la hipocresía de la iglesia” reza debajo del título del libro. “El libro habla sobre mi historia, cosas importantes de la vida, la libertad la conciencia, cosas que son comunes e importante en todas las personas, no solo en los gays”, explicó. “La sexualidad debe ser madura y fuente de alegría no de complejo”.

Escribe tu opinión